martes, 17 de abril de 2018

Las Misioneras de Ntra. Sr. de Africa y su compromiso con la lucha contra la Trata Humana

Un buen resumen de como las Hnas. Misioneras de Ntra Sra. de Africa han vivido el dia conmemorativo de la Trata Humana

https://msolajpiced.wordpress.com/2018/04/16/how-the-msola-lived-the-day-against-human-trafficking/


Ayudar a los niños maltratados y abandonados

Ayudar a los niños a sonreir y a volver a su infancia es lo que intenta esta comunidad de Malindi en Kenya. Niños que han sido abusados sexualmente o sufridos malos tratos en sus familias y pueblos.

https://msolajpiced.wordpress.com/2018/04/15/mettre-debout-des-enfants-blesses/

En esta entrada podéis ver en el idioma francés todo lo que se ha trabajado en un taller en Burkina Faso ( Africa)  para  la lucha contra la trata humana.
Testimonios y fotos.

https://msolajpiced.wordpress.com/2018/04/15/session-sur-la-traite-des-etre-humains-au-burkina-faso/

martes, 27 de marzo de 2018

RENATE

Renata es una organización formada por Institutos religiosos de toda Europa para luchar contra la trata de seres humanos.
Para ver el video pinchar en este enlace

https://msolajpiced.wordpress.com/2018/03/21/renate-lutter-avec-dautres-contre-la-traite/

lunes, 26 de febrero de 2018

Doscientos millones de mujeres y niñas han sufrido la ablación:



L'Osservatore Romano denunció la "violencia" contra las mujeres como una "práctica cruel" y desea su erradicación.

Edición italiana del 7 de febrero, 2018.

Artículo en el diario del Vaticano:
En todo el mundo, doscientos millones de mujeres y niñas han sido sometidas a ablación. En el año 2030, más de un tercio de todos los nacimientos en el mundo tendrán lugar en treinta países donde se permite esta práctica violenta. Son algunos de los datos publicados por Unicef ​​y UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas) con motivo del Día Internacional contra las ablaciones femeninas, que se celebró el 6 de febrero.

"Las escisiones femeninas representan mucho: es un acto violento que causa infecciones, enfermedades, complicaciones durante el parto e incluso la muerte. Es una práctica cruel que inflige daño emocional duradero a las personas más vulnerables y menos protegidas de la sociedad, es decir, a las niñas en el nivel de edad entre la infancia y los 15 años", dijo Henrietta H. Fore, Directora Ejecutiva de Unicef ​​y Natalia Kanem, Directora Ejecutiva de UNFPA.

De los doscientos millones de mujeres y niñas que experimentan esta práctica, más de la mitad vive en solo tres países: Egipto, Etiopía e Indonesia. Somalia, Guinea y Djibouti son los países donde prevalece la infibulación, con al menos nueve de cada diez mujeres entre 15 y 49 años. Datos alarmantes provienen de otros países como Chad, Gambia, Mali, Senegal, Sudán y Yemen.

Principio del formulario

El Medio Oriente también se ve afectado. En particular, podemos recordar la orden dada en 2014 por el llamado Estado Islámico para practicar la infibulación a todas las mujeres del auto-proclamado califato, incluidas las niñas, explicando esta brutal disposición por motivaciones religiosas inexistentes.
En muchos países, destaca Unicef, estas prácticas "son normas sociales profundamente tenaces enraizadas en las desigualdades de género". Las motivaciones son diversas: en algunos casos, es un rito de transición a la edad adulta, mientras que en otros casos, la mutilación se ve como un medio para reprimir la sexualidad de las mujeres. Varias comunidades practican la MGF, creyendo que están proporcionando a las niñas una buena educación, que garantizan el matrimonio y el honor de la familia. Otros lo asocian a creencias religiosas.

"Las escisiones femeninas se pueden detener ", dicen representantes de la agencia de la ONU. En el mundo, "la presión para eliminarlos está aumentando. La voluntad política, la implicación de las comunidades y las inversiones específicas están cambiando los hábitos y las vidas de las personas ". En los países donde Unfpa y Unicef ​​trabajan juntos para poner fin a la circuncisión femenina, las niñas tienen menos probabilidades de ser sometidas a esta terrible práctica, que hace diez años.

Desde 2008, más de veinticinco millones de personas, en unos quince países, han repudiado públicamente esta práctica. A nivel mundial, su difusión ha disminuido en aproximadamente una cuarta parte desde el año 2000. Según las agencias de la ONU, "las tasas de ablación femenina pueden disminuir rápidamente en lugares donde el tema es abordado sin reservas por las mujeres, gobiernos, comunidades y familias.”

Sin embargo, observa Henrietta H. Fore y Natalia Kanem, todavía hay mucho por hacer. "Las tendencias de la población en algunos de los países más pobres del mundo, donde aún se practica la circuncisión femenina, amenazan con reducir el progreso para proteger este creciente número de mujeres jóvenes en riesgo, millones de niñas podrían ser sometidas a esta violencia en 2030", dicen los funcionarios de las Naciones Unidas.

Hélène Ginabat

Traducción de ZENIT





lunes, 5 de febrero de 2018

Hacia un nuevo acuerdo mundial sobre migración




por António Guterres, Secretario General de Naciones Unidas

La gestión de las migraciones es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo, con relación a la cooperación internacional.

La migración genera crecimiento económico, reduce las desigualdades y crea vínculos entre sociedades diversas. Y, sin embargo, también origina tensiones políticas y tragedias humanas. La mayoría de los migrantes viven y trabajan legalmente. Pero, impulsados ​​por la desesperación, una minoría de ellos arriesga sus vidas para ingresar en países donde se exponen a la desconfianza y el abuso.

Es probable que las presiones demográficas y el impacto del cambio climático en las sociedades vulnerables provoquen una mayor migración en los próximos años. La comunidad mundial se encuentra en una encrucijada: ¿queremos hacer de la migración una fuente de prosperidad y solidaridad internacional o considerarla como un factor de deshumanización y tensión social?

Este año, los gobiernos negociarán, bajo los auspicios de las Naciones Unidas, un Pacto Mundial sobre Migración.

Será el primer gran acuerdo internacional de este tipo. No será un tratado formal y no impondrá obligaciones vinculantes para los Estados.
En cambio, ofrecerá a los líderes una oportunidad sin precedentes para romper los perniciosos mitos que rodean a los migrantes y definir una visión compartida de cómo todos los países pueden beneficiarse de la migración.

No hay tiempo que perder. Hemos visto lo que puede suceder en ausencia de un mecanismo efectivo para gestionar la migración a gran escala. Recientemente, el mundo se indignó con los videos que muestran la venta de inmigrantes como esclavos.

Por trágicas que sean estas imágenes, lo más grave es el destino de miles de migrantes cada año. Muchos otros se limitan a trabajos precarios y degradantes que rayan la esclavitud.

Actualmente hay casi 6 millones de migrantes, obligados a realizar un trabajo “forzado”, con frecuencia en países desarrollados.

¿Cómo podemos detener estas injusticias y evitar que vuelvan a suceder en el futuro?

Para establecer una dirección política clara sobre el futuro de la migración, creo que hay tres consideraciones fundamentales que deberían enmarcar el debate sobre el pacto.

El primero es reconocer y resaltar los beneficios de la migración, que a menudo se pasa por alto en los debates públicos. Sin embargo, la contribución de los migrantes es considerable, tanto para el país de acogida como para el país de origen.

Aceptan trabajos que la mano de obra local no puede asumir, estimulando así la actividad económica. Muchos son innovadores y empresarios. Casi la mitad de los migrantes son mujeres que buscan una vida mejor y oportunidades de trabajo.

Los migrantes también realizan una importante contribución al desarrollo internacional, enviando fondos a sus países de origen, que el año pasado ascendieron a casi 600 mil millones $, tres veces el montante total de asistencia para el desarrollo.

El gran desafío consiste en sacar el mayor provecho posible de una forma de migración ordenada y productiva, erradicando los abusos y prejuicios que envenenan la vida de una minoría de migrantes.

En segundo lugar, los Estados deben garantizar que se pacten, según la regla de la ley, los métodos que se utilizan para gestionar la migración y proteger a los migrantes, en interés de sus economías, su sociedad y de los mismos migrantes.

Las autoridades que ponen obstáculos importantes a la migración, o imponen restricciones indebidas a las oportunidades de trabajo de los migrantes, causan daños económicos innecesarios al impedir el cumplimiento legal y ordenado de sus necesidades laborales.

Peor aún, involuntariamente fomentan la migración ilegal. Privados de formas legales, los que quieren emigrar, con frecuencia no tienen más remedio que recurrir a medios clandestinos, que no sólo los pone en una situación de vulnerabilidad, sino que también socavan la autoridad del Estado.

Para acabar con el estigma de la ilegalidad y el abuso de los migrantes, la mejor manera es, de hecho, que los Estados establezcan canales legales de migración, para eliminar los factores que incitan a eludir las normas, y así permitir que la mano de obra extranjera satisfaga mejor las necesidades de su mercado laboral.

Los Estados también deben trabajar más estrechamente para compartir los beneficios de la migración, por ejemplo a través de alianzas para declarar, en términos de posibilidades, las necesidades de un país que podrían ser satisfechas por los migrantes de otro.

En tercer lugar, finalmente, existe la necesidad de una mayor cooperación internacional para proteger a los migrantes y refugiados vulnerables, y debemos restablecer la integridad del régimen de protección de los refugiados, en conformidad con el derecho internacional.

El destino de las miles de personas que perecen desesperadamente tratando de cruzar un mar o un desierto no es solo una tragedia humana. También representa el fracaso más grave: el desplazamiento masivo y desordenado en situaciones dolorosas, las fronteras están bajo amenaza y la situación desborda a los Estados.

El resultado es un refuerzo drástico de los controles fronterizos, socavando nuestros valores comunes y ayudando a perpetuar las tragedias que hemos visto con demasiada frecuencia en los últimos años.
Debemos cumplir con nuestras obligaciones fundamentales de proteger las vidas y los derechos humanos de los migrantes a quienes el régimen actual ha fallado.

Debemos tomar medidas urgentes para ayudar a aquellos que actualmente están encerrados en campamentos de tránsito o que están bajo la influencia de esclavitud o violencia grave, ya sea en el norte de África o en América Central. Se debe considerar una acción internacional ambiciosa para el reasentamiento de aquellos que no tienen a dónde ir.

También debemos tomar las medidas necesarias, en el contexto de la asistencia para el desarrollo, para mitigar el cambio climático y prevenir conflictos, para evitar estos vastos y desordenados movimientos de población en el futuro. La migración no debe ser sinónimo de sufrimiento.

Debemos tratar de crear un mundo en el que podamos acoger la contribución de la migración a la prosperidad, el desarrollo y la unidad de la comunidad internacional. Es nuestro poder colectivo llegar a lograrlo. El acuerdo global marcará el año actual como un hito en el camino para aprovechar la migración en bien de todos.

traducido del francés

No podemos callar”, dice el Papa en el Foro Económico de Davos.



Publicado el 24 de enero de 2018 por Begoña Iñarra

traducido del francés para Hmnsajpic. España

"No podemos permanecer en silencio frente al sufrimiento de millones de personas, cuya dignidad se ve perjudicada, ni seguir avanzando como si nada explicara la propagación de la pobreza y la injusticia",




escribe el Papa Francisco en el Foro Económico de Davos 2018.




“ A la atención del Profesor Klaus Schwab, Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Le agradezco su invitación para participar en el Foro Económico Mundial 2018 y su deseo de incluir las opiniones de la Iglesia Católica y de la Santa Sede en la reunión de Davos. Gracias también por los esfuerzos para promover esta perspectiva a los reunidos en el Foro anual, incluyendo prominentes autoridades políticas y gubernamentales presentes, y todos los implicados en los ámbitos de los negocios, la economía, el trabajo y la cultura, para reflexionar sobre los desafíos, las preocupaciones, las esperanzas y las perspectivas del mundo de hoy y del futuro.

El tema elegido para el Foro de este año - Construir un futuro común en un mundo fracturado - es oportuno. Estoy seguro de que ayudará a guiar sus deliberaciones mientras busca mejores bases para construir sociedades inclusivas, justas, que puedan restaurar la dignidad de quienes viven en una profunda incertidumbre y que han perdido la esperanza de un mundo mejor.

Respecto al gobierno global, somos cada vez más conscientes de que existe una creciente fragmentación entre los Estados y las instituciones. El mundo está presenciando la aparición de nuevos competidores, así como nuevos concursos económicos y acuerdos comerciales regionales. Incluso las tecnologías más recientes están transformando modelos económicos y el mundo globalizado mismo, que, condicionado por intereses privados y por la ambición de obtener ganancias a cualquier precio, parece promover aún más la fragmentación y el individualismo, en lugar de facilitar enfoques más inclusivos.

La inestabilidad financiera recurrente ha creado nuevos desafíos y enormes retos para los Gobiernos, como el aumento del desempleo, de la pobreza, la ampliación de la brecha socioeconómica y las nuevas formas de esclavitud. Con frecuencia todo esto está arraigado en situaciones de conflicto, migración y diversos problemas sociales. ‘Además hay que añadir, a todo esto estilos de vida un poco egoístas, caracterizados por la opulencia, ahora ya insoportable y, a menudo indiferente al mundo circundante, especialmente para con los más pobres. Es lamentable observar que prevalecen problemas técnicos y económicos en el centro del debate político, en detrimento de una verdadera orientación antropológica. El ser humano corre el riesgo de verse reducido a un simple engranaje de un mecanismo, que lo trata como un bien de consumo, de modo que, a menudo lo notamos porque, cuando la vida ya no es útil para el funcionamiento de este mecanismo, se elimina sin demasiado escrúpulo.’ (Discurso ante el Parlamento Europeo, Estrasburgo, 25 de noviembre de 2014).

En este contexto, es vital proteger la dignidad del ser humano, en particular brindando a todos oportunidades reales para el desarrollo humano integral, y aplicando políticas económicas favorables a la familia. ‘La libertad económica no debe prevalecer sobre la libertad concreta del hombre y sus derechos. El mercado no debe ser considerado un absoluto sino honrar las exigencias de la justicia’. (Discurso a la Confederación General de la Industria Italiana, 27 de febrero de 2016). En consecuencia, los modelos económicos también deben respetar una ética de desarrollo sostenible e integral, basada en valores que colocan a la persona humana y sus derechos en el centro de su interés.

Con tantas barreras de injusticia, soledad, desconfianza y sospecha que todavía existen hoy en día, se requiere que en el mundo del trabajo se tomen medidas valientes para 'encontrarse y trabajar juntos' no como un lema, sino como un programa para el presente y el futuro’.(ibid.). Solo podemos esperar dar una nueva dirección al destino de nuestro mundo por medio de una fuerte determinación compartida por todos los agentes económicos. Del mismo modo, la inteligencia artificial, la robótica y otras innovaciones tecnológicas deben utilizarse de tal manera que contribuyan al servicio de la humanidad y la protección de nuestro hogar común, en lugar de lo contrario, como desafortunadamente algunos prevén que puede ocurrir.

No podemos permanecer en silencio frente al sufrimiento de millones de personas cuya dignidad está herida, ni seguir avanzando como si nada explicase la propagación de la pobreza y la injusticia. Es un imperativo moral, una responsabilidad que compromete a todos, crear las condiciones propicias para que cada ser humano viva con dignidad. Al rechazar una cultura de "usar y tirar" y una mentalidad de indiferencia, el mundo de la iniciativa empresarial tiene un enorme potencial para hacer cambios significativos: aumentar la calidad de la productividad, crear nuevos empleos, respetar la legislación laboral, la lucha contra la corrupción pública y privada y la promoción de la justicia social, así como la distribución justa y equitativa de los beneficios.

Se debe hacer prevalecer la sabiduría en el discernimiento, y esta es una gran responsabilidad porque las decisiones tomadas serán cruciales en la configuración del mundo del mañana y de las generaciones futuras. Por lo tanto, si queremos un futuro más seguro, un futuro que fomente la prosperidad para todos, es necesario mantener una orientación constante hacia el "verdadero Norte", representado por valores auténticos. Ahora es el momento de dar pasos valientes y audaces para este planeta, querido tan de corazón. Este es el momento perfecto para asumir nuestras responsabilidades y contribuir al desarrollo de la humanidad.

Espero que esta reunión del Foro Económico Mundial 2018, permita un intercambio abierto, libre y respetuoso, y que esté inspirado sobre todo por el deseo de avanzar hacia el bien común.

Al renovar mis mejores deseos de éxito en esta reunión, con mucho gusto invoco sobre todos los participantes en el Foro las bendiciones divinas de sabiduría y fortaleza.”


Vaticano, 12 de enero de 2018



Las Misioneras de Ntra. Sr. de Africa y su compromiso con la lucha contra la Trata Humana

Un buen resumen de como las Hnas. Misioneras de Ntra Sra. de Africa han vivido el dia conmemorativo de la Trata Humana https://msolajpiced...